El espacio curricular Trabajo de Campo: Experiencias en Investigación Educativa trata de una experiencia formativa que promueve un acercamiento a ciertos aspectos de la realidad educativa  desde  las dimensiones  analíticas  y los enfoques  que asume cada disciplina. Ofrece oportunidades a los estudiantes para, a través de un contacto directo con una situación, problema o cuestión específica, favorecer la observación, el registro y análisis de fenómenos particulares.

El trabajo a partir del recorte de aspectos específicos de la realidad educativa, en función de categorías teóricas y marcos interpretativos específicos, contribuye a ampliar la mirada de los estudiantes  sobre los fenómenos  escolares  y a la comprensión  de los mismos, evitando los juicios de valor apresurados, las posturas evaluativas, que suelen ser tan frecuentes   cuando  se  desconocen  o  no  se  les  da  el  tratamiento  necesario  a  las condiciones materiales y simbólicas en las cuales la docencia –como práctica social e histórica– se desarrolla y cobra sentido.

Este espacio se propone introducir a las alumnas en la importancia de la influencia de la disciplina filosófica en la educación. Se estudiarán distintas corrientes filosóficas a los fines de analizar y comprender sus aportes a la pedagogía y al accionar del educador. Se tomará en consideración la problemática de la vida contemporánea y su incidencia en la institución escolar a los fines de formarse para ayudar a los alumnos en el conocimiento, la comprensión y resolución de los dilemas morales.